Escrito por Tendenzias

Cómo colocar un espejo en la puerta de un placard

Los grandes espejos en que puede reflejarse toda la figura de cuerpo entero gozan de gran popularidad entre las señoras y adolescentes,y por el contrario el antiguo tipo de espejo de pie, que constituía una pieza independiente del mobiliario, esté completamente descartado de un dormitorio elegante.

En los hogares en que no se dispone del detalle de lujo que actualmente significa un espejo de este tamaño, se puede preparar uno muy práctico agregándolo a la parte interior de la puerta de un placard o ropero. Lo primero que debe hacerse es procurarse el espejo.

En caso de comprarlo nuevo debe elegírse lo suficientemente grande como para que recubra ligeramente la parte interior del recuadro de la puerta, aunque puede ponerse también en la parte exterior de la misma. Se prepara moldura de 24 mms. de ancho y lo suficientemente gruesa como para poder practicar en su reverso un rebajo que recibirá el espejo. En caso de que éste fuera biselado, tendría también que hacerse inclinado, para adaptarse al borde y bisel del cristal. En caso de no disponerse de los medios para preparar uno mismo la moldura, ésta puede comprarse ya hecha. Las esquinas se juntan a formando ángulo recto y la moldura se fija a la puerta con tornillos.

En caso de utilizarse el espejo de un antiguo modelo de pie, éste será, muy probablemente, de menor tamaño que el necesario para llegar hasta el recuadro de la puerta, y por otra parte, sería imprudente tratar de fijar el pesado cristal directamente sobre el panel interior de la puerta, el que generalmente es de madera terciada, delgada. El remedio consiste en utilizar una moldura lo suficientemente ancha como para cubrir la diferencia de espacio entre el espejo y el recuadro de la puerta. Unos listoncitos triangulares, clavados en las dos molduras laterales, en la parte de los rebajos, permitirán al espejo deslizarse hasta su lugar, impidiendo que caiga.

BlogHogar.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos