UP

-     Escrito por yolanda

Cómo preparar los frascos para guardar dulces

Es sumamente agradable y hasta entretenido preparar dulces caseros, pues no sólo se cuida la calidad de los ingredientes sino que se pueden preparar de acuerdo al gusto particular de cada uno.  Al momento de guardarlos seán necesario envasarlo y para ello se  deben tener en cuenta tres detalles básicos de los frascos a utilizar: la limpieza y esterilización perfecta de los envases, el cierre hermético y la esterilización de los frascos llenos, si es que se desea guardar las preparaciones por un tiempo prolongado. Los envases de vidrio son los más aconsejables para quien desee preparar sus propias conservas o dulces, pues permiten controlar su contenido mediante un rápido examen visual.

No emplear tarros muy grandes, prefiriendo los que oscilan entre quinientos gramos a un quilo, porque conviene consumir la mermelada a la brevedad una vez abierto el recipiente. Elegir los frascos con una tapa de cierre hermética, del tipo que se ajusta con una arandela de goma. Las tapas a rosca, son las más prácticas para el uso familiar. Al cerrar el envase se debe colocar siempre un trozo de papel de aluminio o impermeable que evite el contacto de la preparación con el metal.

Las tapas “corona” requieren un accesorio especial para ser aplicadas. La esterilización de los frascos se efectúa colocándolos en un recipiente entre telas o papeles para evitar que choquen entre sí y cubriéndolos con agua fría. Se los hace hervir veinte minutos y luego se deja entibiar el agua antes de retirarlos. Escurrirlos boca abajo sobre un lienzo perfectamente limpio hasta que estén bien secos, no es conveniente repasarlos interiormente.

BlogHogar.com

Newsletter