-    Escrito por yolanda

Consejos para aplicar pintura en el hogar.

Al abrir una lata nueva de pintura, es posible que encuentre una capa aceitosa o de disolvente encima del resto de la pintura que deberá remover. Si el bote ya estuviera estrenado, quizá encuentre que se ha formado una película encima e la pintura; en tal caso deberá eliminarla. No mezcle nunca esta película con el resto de la pintura, porque es insoluble y permanecerá en ella, en forma de impurezas.

Todas las pinturas deben removerse a conciencia, a excepción de las tixotrópicas (gel). Esta operación puede hacerse con una tabla de madera limpia o con un taladro eléctrico provisto de un accesorio de mezclado. La pintura ha alcanzado la consistencia adecuada cuando se desprende con uniformidad de la punta del removedor.

Cuele la pintura antes de utilizarla. Puede improvisar un excelente colador con una media de nilón vieja. Utilice cubos especiales para pintar, porque tienen dos ventajas: no se desperdicia demasiada pintura, en caso de que se vuelquen, y permiten cerrar la lata con su tapa y evitar que se forme una película seca en la superficie de la pintura.

Cuando recargue la brocha, no moje el pelo más allá de sus dos terceras partes. Apriete ligeramente las cerdas cargadas contra la pared del recipiente para aligerarlas del exceso de pintura. Una vez mojada la brocha de este modo, en siguientes inmersiones basta con introducirla sólo un tercio.

Para usar correctamente el rodillo vierta una capa de unos 25 mm de pintura colada en la parte más profunda de la rejilla. Moje en ella el rodillo y hágalo rodar hasta la parte más alta. Pinte despacio y uniformemente, empezando por arriba, y con movimientos diagonales cruzados. Finalmente, complete el trabajo a trazos verticales en dirección descendente, cargando el rodillo cuando sea necesario.