Escrito por Tendenzias

Decoración de salones coloniales: Colores, muebles y consejos

Para gustos, colores, y para decoración, salones. Si tienes pensado renovar tu salón, es tu día de suerte. No sólo te vamos a ahorrar horas, incluso días de búsqueda del conjunto perfecto, sino que te vamos a mostrar un estilo que mucha gente ni tiene en cuenta, a pesar de ser siempre una opción acertada.

Y es que te vamos a mostrar cómo afrontar la decoración de salones coloniales: colores, muebles y consejos, es decir, todo lo que necesitas para que tu salón brille con luz propia.

Cómo decorar salones coloniales

Ante de lanzarte a la aventura, debes saber cómo decorar salones coloniales pero, incluso antes que eso, debes saber qué es lo colonial y qué implica. Y es que no son pocos los que se lanzan a la piscina, sin tener idea de si habrá agua o no.

En este caso, el objetivo de la decoración colonial es buscar elementos que formen un espacio que aporte una idea clara de naturalidad. Por tal motivo, la madera va a ser el gran aliado de esta misión. La madera va a coger el protagonismo en la estancia para, una vez terminado, cedértelo a ti y a las envidias que vas a levantar en quien lo vea. ¿Qué tipo de madera? Desde el wengué al iroko, pasando por la teca, todo está permitido.

Eso sí, no sólo de madera vive lo colonial. La combinación de materiales es imprescindible, para no dar sensación de viejunismo. Así, elementos de piedra o vidrio, siempre maridan de maravilla con la madera. El acero también encaja a la perfección en lo que estamos buscando, y es que supone un oasis de modernidad en un ambiente tirando más a conservador.

Y es que para elementos vintage ya tenemos el mimbre o el bambú. Sí, nuestro salón va a estar en un punto intermedio entre los 70 y la actualidad. Una pasada.

Cómo decorar salones coloniales | Colores recomendados

A la hora de elegir el tono de los muebles, no está de más saber cuáles son los colores recomendados. Pero claro, si buscamos dar una sensación natural, incluso salvaje, toca buscar colores que encontremos en la naturaleza.

Tan sencillo como tomar toda la gama cromática de marrones y de ocres, una bendición para lo colonial. Y si estos dos tonos los combinamos con algo neutro como el gris o el blanco, dotaremos al salón de un punto distinguido que ni habíamos imaginado.

Cómo decorar salones coloniales | Muebles

A la hora de elegir muebles llega lo complicado. Y es que los muebles de un salón colonial deben tener un perfecto equilibrio entre lo clásico y lo moderno. ¿Imposible? Para nada.

Un ejemplo claro lo tienes en las hamacas. Habitualmente, son un elemento exterior que no suele usarse pero que llama la atención sobremanera. ¿Cómo quedaría en el salón donde, además, es más que probable que se utilice a diario? Pues ésa es la idea. Naturalidad en el entorno y despreocupaciones.

Lo mismo pasa a la hora de decorar el resto de la sala. Debes buscar objetos que sean vintage pero no rancios. Por ejemplo, ese baúl que tienes en la casa del pueblo, el biombo que guardas en el trastero o la maleta de tu bisabuelo en la que guardas todo lo que tienes.

Obviamente, hay clásicos que nunca fallan. Desde marcos digitales, a cerámicos, pasando por velas de todo tipo, son elementos que van con todo. Si optas por alguna foto tuya, de un paisaje o lo que sea, prueba a hacerla en color sepia o en blanco y negro, verás que la estancia pasa a ser top.

Cómo decorar salones coloniales | Formas y texturas

Con las formas y texturas pasa lo mismo que con el resto de apartados: toca buscar lo natural. Y lo natural llega de la mano del algodón, del lino o la rafia, pues están fabricados con fibras naturales. El punto de frescura, libertad y limpieza que darán al salón es sencillamente magistral.

Obviamente, en un salón colonial no deben faltar cojines. Pero claro, no cualquier cojín es digno de nuestro salón. Para empezar, tejidos naturales de los antes citados y colores, pues lo dicho, naturales. Tanto es así que las cortinas también deben asumir los mismos compromisos que los cojines.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Ahora, si eres de los que se la juega, y va por libre, tienes la opción más atrevida del cuero. Ojo, cuero sintético. En lo colonial, respetamos a la naturaleza, pero también a los seres que la habitan. Así, los cueros de serpiente o cocodrilo, serán de mentira pero quedarán igual de bien.

Consejos para la decoración de salones coloniales

Y para terminar, aquí tienes algunos consejos para la decoración de salones coloniales. Detallitos nimios, pequeños, en los que nadie parece fijarse, pero luego todo el mudo copia.

Aunque parezca una broma, dejar algunos libros a modo de decoración, no sólo queda genial, sino que presupone a pensar que el nivel cultural del dueño está por encima de la media. A eso se le llama empezar con muy buen pie tu labor como anfitrión. Eso sí, cuidado con los títulos de los libros. No es lo mismo Shakespeare que el libro de El Rubius.

Es una decisión complicada. Cuesta mucho mantenerlo pero, si te lanzas, vas a ser la envidia del vecindario. Y es que los techos artesonados, con vigas de madera envejecida, siguen dando un resultado impecable. Y a la foto nos remitimos.

Por último, y aunque no lo hayamos dicho, damos por presupuesto que el elemento diferenciador en cualquier elección que hagas para tu salón, es la luz. Si hay luz, muy mal se te tiene que da lo colonial, para que no arrases. Ahora, si tienes luz solar durante todo el día, el delito es no aprovecharlo como merece. Deja que la luz natural asuma el protagonismo y, poco a poco, lo vaya cediendo a tus muebles. Será como hacer magia.

También te puede interesar:

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

BlogHogar.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos