3 recetas de jabones para aprender a hacerlos en casa

BlogHogar.com

Aunque no lo creas lo cierto es que hacer en casa nuestro propio jabón es fácil, creativo, sencillo y, además, sumamente gratificante. Si ya lo has probado estarás con nosotros si te decimos que hay algo de satisfactorio en llevarte una barrita de tu propio jabón casero al baño para bañarte o ducharte. Independientemente de que estés buscando una alternativa más natural al jabón comercial, o simplemente deseas buscar una nueva aventura creativa, la realidad es que hacer jabón es divertido, y no precisamente complicado. ¿Quieres animarte a hacer tus propios jabones caseros? Te proponemos 3 maravillosas recetas.

Recetas de jabones caseros

La realidad es que existen diferentes métodos con los que podemos aprender a hacer nuestro propio jabón casero. Pero una vez comprendamos cuáles son los conceptos básicos sobre cómo hacer jabón, es probable que desees comenzar de inmediato.

¿Por qué es sumamente interesante hacer nuestro propio jabón en casa?

No hay duda que el jabón casero tiene carácter. Huele bien, se siente bien, es reconfortante… especialmente porque lo hemos aprendido a hacer nosotros mismos en casa. En definitiva, al jabón casero conseguiremos transferirle todos aquellos sentimientos que nunca tendrán los jabones comerciales.

Como manifiestan muchos especialistas y expertos en la material, si nunca has probado una barra de jabón natural perfectamente fabricada a mano, posiblemente te espere una grata sorpresa. Y, si ya lo has probado, probablemente sepas lo maravilloso que es, y cómo se siente. Te sorprenderá incluso descubrir de que hacer tu propio jabón no sea tan difícil como puedes creer.

Hacer jabón es una reacción química básica

El jabón es, en realidad, el resultado de una maravillosa reacción química básica entre las grasas o aceites y la sosa cáustica. Al escoger cuidadosamente de aceites de calidad, incorporar nuestra fragancia favorita o aceite esenciales, y añadir un colorante vivo, nuestro jabón -de repente- adquiere ese carácter encantador que nunca ningún otro jabón comercial podría tener.

3 recetas ideales para hacer jabones caseros

Jabón de romero casero

Jabón de romero

Ingredientes:

  • 1 litro de agua
  • 100 ml. de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de hojas de romero frescas
  • 50 g de raíz de saponaria (en polvo)
  • Gel de 3 hojas de áloe vera

Preparación:

En primer lugar pon el agua en una olla al fuego y caliéntalo hasta que empiece a hervir. Luego retírala del fuego y agrega las hierbas (esto es, la saponaria en polvo y las hojas de romero fresco), tapa la olla y deja que repose durante 1 hora. Pasado este tiempo cuela la infusión y viértela en un recipiente grande. Añade ahora el gel de áloe vera, el aceite de oliva, y remueve muy bien. Cuando la mezcla esté bien integrada viértela en un molde ideal para jabones. Deja que se endurezca en la nevera durante el tiempo que sea necesario, hasta que alcance la consistencia deseada. Finalmente desmóldalo y córtalo a gusto.

Jabón de flores de lavanda casero

Jabón de lavanda

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de flores de lavanda
  • 50 g de raíz de saponaria en polvo
  • 70 ml de aceite de oliva
  • 1 litro de agua

Preparación:

Pon el agua en una olla al fuego y calienta hasta que hierva. Luego agrega la saponaria y las flores de lavanda, y deja hervir durante 20 minutos. Luego retira del fuego, tapa y deja que repose durante 20 minutos más. Cuela la infusión, dejando las flores de lavanda. Añade ahora el aceite de oliva y remueve muy bien. Deja que la mezcla se enfríe un poco. Cuando esté más homogénea reserva en el frigorífico cuando esté tibia. Finalmente, pasadas unas horas, cuando haya adquirido consistencia de jabón, desmóldalo y córtalo a tu gusto.

Jabón de caléndula casero

Jabon de calendula

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de flores de caléndula
  • El gel de 3 hojas de áloe vera
  • 50 g de raíz de saponaria en polvo
  • 100 ml de aceite de oliva
  • 1 litro de agua

Preparación:

Pon el agua en una olla al fuego y caliéntalo hasta que alcance el punto de ebullición. Luego retíralo del fuego, añade la caléndula y la saponaria, tapa el cazo y deja que repose durante 1 hora. Cuela la infusión y pásala a un recipiente grande. Luego agrega el gel de áloe vera y remueve muy bien. Vierte luego en el molde y deja que se endurezca en el frigorífico. Una vez adquiera la consistencia deseada, desmolda y corta el jabón al gusto.

Advertisement
3 recetas de jabones para aprender a hacerlos en casa
5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar