¿Cómo decorar con metacrilato?

El metacrilato es un elemento que continuamos viendo en la decoración, año tras año, y en esta ocasión hemos decidido dedicarle un espacio para que puedas conocer cuáles son sus ventajas y en qué escenarios puede ser realmente útil.

Silla metacrilato

¿Qué es el metacrilato?

El metacrilato es un material plástico que se ha convertido en una de las primeras alternativas al vidrio, por lo que también se le llama vidrio acrílico. Concretamente, está formado por polímero del metacrilato de metilo y se le conoce por varios nombres, el técnico es polimetilmetacrilato (PMMA) pero también Perspex, Acrylite, Acrylplast, Lymacryl, Lucite Acrivill, Altuglas, Perclax, Oroglas, Trespex y Vitroflex.

Sus características es que es transparente, irrompible, más ligero y muy flexible, por lo que no solo es una alternativa al vidrio si no que también es uno de los materiales plásticos que más se utilizan. Una diferencia en contra con respecto al vidrio es que se puede arañar su superficie con facilidad, que atrae el polvo y que va adquiriendo un tono amarillento con el tiempo.

Pero lo más llamativo de todo es que se puede utilizar en multitud de espacios y ámbitos, nosotros nos vamos a centrar en la decoración pero también se utiliza en la imprenta, señalización, cartelería o expositores. Fijaros que se puede crear todo tipo de objetos ya que se le va dando forma a través de corte laser metacrilato, por lo que también puedes crear tus propios diseños y encargarlos a empresas especializadas.

Cómo utilizar el metacrilato en la decoración

El metacrilato se ha convertido en una opción de lo más interesante en la decoración por sus características de transparencia, gran resistencia y ligereza, ya que eso permite que pueda ser utilizado en la fabricación de multitud de elementos decorativos.

Una de sus representaciones más frecuentes son las famosas sillas de metacrilato, que seguro que habéis visto en más de una ocasión y que destacan por su nivel de transparencia, a la par que las puedes encontrar en colores muy variados. También es frecuente ver mesas de centro fabricadas con este material y, después, para los más modernos también podéis encontrar librerías y estanterías, o utilizarlo para separar espacios, pero tened en cuenta que es transparente para lo bueno y lo malo, por lo que la pared del fondo se va a ver también.

Una de las ventajas que aporta el metacrilato es que, al ser transparente, te permite aligerar la percepción visual del espacio donde lo incluyas, lo que favorece que también pueda generar la sensación de mayor amplitud y continuidad. Eso sí, no se trata de que utilices todos los elementos transparentes, si no que hagas una combinación equilibrada entre el metacrilato y elementos opacos para generar una sensación de confort y, a su vez, así conseguirás que resalte más.

Otra de las ventajas es que al ser de plástico y tan resistente lo puedes utilizar perfectamente tanto para el interior como el exterior del hogar.

A su vez, este material va fenomenal tanto con la decoración de tipo vintage como el estilo moderno, todo depende de los colores que elijas y del formato de presentación, pues aunque no lo hemos nombrado también puedes encontrar cuadros, figuras u otros elementos más pequeños que van más allá del mobiliario.

¿Cómo mantenerlo en buen estado?

Como todo lo que tenemos en casa, requiere de una limpieza adecuada para que se mantenga en buen estado. Como hemos mencionado anteriormente, este material se araña con facilidad y puede tender a adquirir un tono amarillento con el paso del tiempo, por lo que es fundamental cuidarlo correctamente. Para ello, a la hora de limpiarlo y retirar el polvo es necesario que te olvides de los productos abrasivos, lo único que necesitas es un trapo húmedo con un poco de jabón y listo.

También te puede interesar