BLACK FRIDAY de Amazon, no te pierdas sus ofertas, te dejamos un enlace con las mejores rebajas
Escrito por

Como quitar el Gotele

El gotelé es una técnica que consiste en esparcir pintura al temple más espesa de lo habitual, de forma tal que durante su aplicación se formen gotas o grumos de material que produzcan una superficie final de acabado rugoso. Esta técnica era utilizada por su capacidad para disimular las imperfecciones en las paredes, pero ya está en desuso.

Muchas casas aún conservan estos tipos de revestimiento, pero actualmente son cada vez mas y más novedosas las opciones decorativa, pero la mayoría requieren de paredes lisas.

“>Quitar el gotelé, te abre camino a una variedad de posibilidades decorativas para tus paredes más actualizadas; estuco, papel pintado, cenefas, cuarterones,  son algunos de los acabados que se pueden realizar sobre paredes lisas.

Si bien este acabado tiene sus ventajas, también es cierto que puede resultar cansador y quitarlo te puede permitir una renovación muy importante en tus ambientes. Quitar el gotelé no es una tarea sencilla y rápida, por lo que debemos disponer de tiempo y paciencia para realizarlo.

Lo primero que se debe hacer es cubrir todos los enchufes, llaves de luz y demás con cinta de pintor, para evitar que el agua y otro productos penetren en ellos.

Luego, la primer etapa del proceso consiste en la limpieza de la pared, para ello  la humedecemos con una esponja o con un pulverizador y una vez húmeda con una espátula de mano (en caso de tener y estar seguros de manejarla puede realizarse con una lijadora también) comenzamos a rascar la pared retirando la textura del gotelé. Para esta parte de la tarea es aconsejable tener a mano una aspiradora para ir limpiando el polvo constantemente, y así evitar que se acumule y se disperse más aún.

Luego de retirado limpiamos bien la pared de polvo y lijamos un poco si qún hay muchas imperfecciones.

Una vez lista la pared, debemos alisarla y para ello utilizamos una masilla  para alisar gotelé, que aplicamos con una espátula ancha. Debemos aplicar esta masilla lo mas liso y parejo que sea posible de modo de no tener que alisarla demasiado. Una vez que la masilla está seca, la lijamos, limpiamos el polvo y si fuera necesario aplicamos otra mano y volvemos a repetir el proceso de alisado mediante lija antes de que nuestra pared esté lista para pintar.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos