Escrito por

Cómo realizar un atrapasueños

blancarosa.jpg

Los atrapasueños o también llamados cazadores de sueños, tienen su origen en culturas que  sostenían la creencia de que los sueños eran mensajes del mundo espirtual.
Así, los atrapasueños funcionaban como un filtro de sueños y visiones, que protegía contra las pesadillas.

Para realizarlos sólo necesitarás:

  • 1 alambre de metal de aproximadamente 50 centímetros.
  • Plumas grandes de colores.
  • Cuentas o abalorios.
  • 1 madeja de lana de cualquier color
  • Tubos de metal  de 10 centímetros de largo

Pasos a seguir:


Forma un aro con el alambre (aproximadamente de 50 centímetros de diámetro).
La parte que sobra del alambre se enrolla para mantenerlo cerrado.
Envolvemos con la lana completamente el aro para que el alambre no se vea.
Marcamos con un hilito doce puntos equidistantes sobre la circunferencia del aro, como si se estuvieran marcando las horas en un reloj.
Estos puntos serán numerados del uno al doce.
La lana  se sujeta en el punto número doce con un nudito, de ahí la lana se pasa al punto número cinco y se sujeta con un nudito.
Luego se continúa la secuencia de la siguiente manera:

Del punto 5 al punto 10.
Del punto 10 al punto 3.
Del punto 3 al punto 8.
Del punto 8 al punto 1.
Del punto 1 al punto 6.
Del punto 6 al punto 11.
Del punto 11 al punto 4.
Del punto 4 al punto 9.
Del punto 9 al punto 2.
Del punto 2 al punto 7.
Del punto 7 al punto 12.

Luego se parte nuevamente del punto 12 con la lana hacia el punto 3. De ahí se dirige al punto 6, de ahí al punto 9, y por último al punto 12. Luego, se corta la lana.
Se anuda en el punto 1 y se pasa hacia el punto 4, después al punto 7, de ahí al punto 10 y se regresa al punto 1. Una vez más se corta la lana. Se anuda en el punto 2 y se pasa hacia el punto 5, después al punto 8, de ahí al punto 11 y se termina en el punto 2.
En el punto doce se anuda un hilito de lana azul a manera de anillito para colgarlo.
En el punto 3 y en el punto 9 se sujetan las plumas de colores una en cada punto con un hilo y se asegura con silicón para que no queden movibles.
Luego se sujetan los tubos de metal a hilos de lana zul separadamente.
Los hilos deberán tener diez centímetros de largo. En medio de cada uno de estos hilos se coloca dos cuentas o abalorios. Por último estos cinco hilos con sus tubos se cuelgan respectivamente en los puntos 4, 5, 6, 7 y 8 del aro.