Escrito por

Cómo teñir tejidos

remera-tenida.jpg

En primer lugar debes tener en cuenta que los tintes pueden ser naturales o sintéticos.
Existe una amplia gama de productos en el mercado: hay para teñir en lavadora, a mano, con agua fría, con agua caliente.

Los más cómodos, y fáciles de utilizar son los de agua fría a mano, y dan a los tejidos naturales colores sólidos y permanentes.
Los mejores resultados se obtendrán en prendas 100% algodón pero también funcionan con lana, hilo, seda, rayón..
Debemos tener en cuenta que este tipo de tintes no funcionan bien con tejidos sintéticos.
Antes del teñido, será necesario lavar la prenda, seguidamente, preparamos el tinte.

Pasos a seguir:
Disolvemos en un recipiente con un litro de agua caliente el color del tinte, la dosis indicada de fijador, y una cucharada de sal.


ollas.jpg

Ponemos en un recipiente o barreño la suficiente cantidad de agua para que la prenda quede sumergida y vertemos el contenido del recipiente que contiene el tinte, el fijador y la sal, removemos la mezcla.
Introducimos el tejido húmedo en el tinte y removemos durante los diez primeros minutos, la prenda quedará sumergida durante una hora.
Es aconsejable emplear guantes de látex para evitar mancharnos las manos.
A continuación, enjuagamos la prenda y la lavamos con detergente y agua caliente. Seguidamente, volvemos a enjuagar hasta que el agua salga clara y la secamos a la sombra y lejos de cualquier funete de calor.
El color impreso en el envase del tinte es el que se obtendrá sobre un tejido blanco. Si tiñes una prenda de color, debes tener en cuenta que el color resultante del teñido estará en función del color del tejido y del tinte, es decir, si tiñes una prenda amarilla con azul, obtendrás un color verde y si tiñes una prenda de color amariilo con rojo, obtendrás un color naranja (recuerda las leyes básicas de obtención de colores)
No olvides leer cuidadosamente las instrucciones de cada fabricante antes de comenzar el trabajo y asegurate siempre de conocer bien el tipo de tejido y de tener tinte suficiente.

Vía: Manos maravillosas