Escrito por

Consejos a la hora de comprar un sofá

sofa1.jpg

Si ya está cansado  de ver los mismos muebles, o ya están dañados, usted querrá cambiar como luce su sala.

Estas son algunas recomendaciones que dan quienes saben del negocio, a aquellos que desean comprar un sofá:

  • Cuando se siente en él, no debe hundirse.
  • La cadera nunca puede quedar por debajo de las rodillas.
  • Al apoyar la espalda, los pies deben tocar el suelo y el borde del asiento no debe presionar la parte trasera de la rodilla.
  • Escoja materiales fáciles de limpiar y compre sillones con cojines firmes, que soporten mejor el paso del tiempo.


Pero a la hora de comprar, tenga  en cuenta también:

1. Lo primero es determinar el tamaño ideal de tu sofá. Mide tu espacio, haz pruebas con plantillas de cartón y acude a la tienda provista de un metro y hasta de un plano a escala, para que los profesionales puedan ayudarte a ubicarlo en la estancia y aconsejarte la medida que respete las zonas de uso y circulación.

2. Observa la forma: Estudia el respaldo, los brazos, asientos y patas, porque son estos aspectos los que marcan el estilo del sofá y garantizan su comodidad.

3. Toma en cuenta tanto  la altura del respaldo (conviene que mida entre 80 y 90 cm) como  la profundidad del asiento (entre 65 y 75 cm). El respaldo debe dejarte apoyar bien la cabeza para que el cuello descanse y también sujetarte los riñones. En cuanto al asiento, su profundidad te debe permitir sentarte cómodamente sin que notes presión en las rodillas.

4. Pruébalo en la tienda: Siéntate y valora la firmeza del asiento. Túmbate y comprueba que el respaldo no se apelmaza. Levanta uno de sus extremos para verificar que la estructura es fuerte.

5. Decídete por sofás de formas rotundas y envolventes. Son idóneos los modelos con respaldo curvos, capitoné, apoyabrazos redondos y altos, pies pequeños y torneados (incluso con ruedas) y tapicerías estampadas de época.

6. Ten en cuenta la estructura:
Tanto en los sofás clásicos como en los actuales la clave para que duren y sean cómodos reside en un sólido armazón, una base firme y un relleno de calidad. El armazón más resistente es el metálico, pero puede doblar el costo de uno de madera. La base ideal es una mezcla de muelles de acero y cinchas elásticas cruzadas en la base del asiento. El relleno aconsejable es rígido para el asiento (goma espuma de alta densidad con una capa superior e inferior de pluma de oca) y firme pero suave para el respaldo (de pluma de Duvet, ganso o pato).

7.Elige tapicerías tupidas o con trama apretada (no importa que sean finas) para que resistan el desgaste y los continuos lavados. Siempre texturadas, sobre todo si son lisas, para que aguanten el roce diario y, por supuesto, sin poliéster, para evitar las bolitas o pilling.
En cuanto a los tratamientos, apuesta por los sanforizados (que impiden que la tela encoja) y los antimanchas, tipo teflón, que repelen la suciedad.

8. Piensa en la posibilidad del uso de fundas, que  se han convertido en un requisito de los sofás de calidad porque aseguran un fácil mantenimiento en casa, una renovación anual y un futuro reciclaje.
Pero para que sea eficaz, asegúrate de que todo el sofá es desenfundable (no sólo los cojines), de que la colocación es sencilla (fundas divididas) y de que puedes limpiarlas en la lavadora.

Vía: El universal

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos