Escrito por

Decoración de Azulejos

Los azulejos hechos a mano para diversos fines, entre los cuales podemos citar el de adorno para las chimeneas, constituyen un detalle muy bonito y de mucho efecto en los interiores modernos, especialmente cuando cada habitación posee un diseño individual. Desgraciadamente, su costo es casi prohibitivo para la mayoría de las personas, mientras que la fabricación casera de azulejos esmaltados exige mucha experiencia y caros aparatos. Por estas razones es útil y provechoso intentar hacer unos azulejos con diseños propios, en los tiempos de ocio.

Armando el Molde

El molde para preparar los azulejos consiste en una caja de madera de poca profundidad, con el diseño calado en madera y fijo al fondo. Esta cavidad se rellena con el cemento, coloreado o no, de manera que el dibujo queda en bajo relieve cuando se retira el azulejo del molde. Entonces se vierte cemento de otro color en las cavidades así formadas, y como resultado de eso se obtiene un dibujo plano en dos colores después de nivelar la superficie del azulejo.

El procedimiento a seguir y las diversas partes del molde.

El marco exterior es una caja cuadrada de madera de 2 pulgadas con dimensiones internas iguales a las del azulejo que se desea obtener, y sus costados deben tener 12 mm más de ancho que el espesor del azulejo (18 mm aproximadamente), a fin de dejar lugar para la base. Con el objeto de simplificar la extracción del azulejo, los clavos que sujetan el marco, se dejarán sobresalir un poco, a fin de poder retirarlos con más facilidad. La base es de madera de 1/2 pulgada y se adapta exactamente al marco exterior, debiendo ir montada sobre un bloque de madera más delgada que hace el papel de fondo del molde. El dibujo que se desea reproducir se traza sobre el bloque superior por medio de papel carbónico, a fin de que las diversas partes puedan ser colocadas correctamente.

Dibujando el Interior

El dibujo del interior se traza sobre madera de 1/4 de pulgada y se corta cuidadosamente con la sierra de calar. Los cortes deben ser ligeramente biselados, para que el azulejo pueda salir fácilmente una vez que el concreto ha fraguado. Después de cortar el dibujo interior, se puede alisar las curvas con una lima, la que también será útil para retocar el bisel en aquellos lugares donde no fuera correcto.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos