Escrito por

Decoración de techos

A menudo, el techo tiende a relegarse al olvido en la decoración; sin embargo, admite tanta variedad de acabados como cualquier otra zona de una habitación. Cuando el techo presenta imperfecciones, la mejor solución quizá sea colocar un papel liso, o bien un papel gofrado o decorado con virutas de madera. La textura contribuirá a disimular pequeñas irregularidades de la superficie. Cabe también la posibilidad de utilizar losetas acústicas bien de fibra o bien de poliestireno, o este último material, pero en lámina continua. Estos materiales no sólo conforman una superficie enteramente nueva, sino que poseen además propiedades aislantes.

Los techos también pueden revestirse de madera. Para ello suelen emplearse paneles o tablas machihembradas; ambas soluciones tienen que fijarse a una estructura básica de carpintería previamente instalada. Para reducir la altura de una habitación se instala a veces un techo iluminado. Los esquemas difieren ligeramente de unos fabricantes a otros, aunque por regla general consisten en una estructura de plástico o aluminio a la que se fijan unos paneles translúcidos de PVC, que se comercializan en diferentes colores y texturas.

Elección del techo

Es frecuente que los techos hayan de “camuflarse” de un modo u otro. Los demasiado altos presentan problemas; para conservar las proporciones de la habitación, la solución suele consistir en pintarlos de color más oscuro, incluido el friso . Las vigas vistas y decoradas con objetos ornamentales colgados constituyen también una solución sencilla y eficaz, mientras que los paneles de aluminio suspendidos harán las delicias de los partidarios de la ciencia ficción. Los techos bajos con vigas vistas mejoran a veces si se tratan con el mismo revestimiento de las paredes. Los revestimientos de madera resultan caros, pero proporcionan un efecto muy cálido y natural.