Escrito por

Enmarcar un puzzle

puzzle.gif

Para las personas que disfrutan haciendo  puzzles no hay mayor deseo que, una vez hayan terminado con éxito esta manualidad, disfrutar de su obra enmarcada en un bonito cuadro.

Para poder admirar el esfuerzo de la citada manualidad, solamente tendrás que seguir unos sencillos pasos y utilizar las herramientas y materiales adecuados.

Podemos comenzar a realizar nuestro puzzle en cualquier superficie, pero si tenemos en mente enmarcarlo una vez concluido, deberemos actuar con previsión. Elegiremos una superficie lisa y estable de manera que, sin que se deshaga, podamos transportarlo al tablero que los sujetará por detrás en el cuadro. Lo más recomendable es comprar el material para enmarcar el puzzle antes, y así poder hacer el puzzle directamente en el tablero posterior.

Los dos tableros que emplearemos serán tablex o madera de DM de entre 3 y 5 mm. de grosor. Las medidas de los mismos irán en función de las medidas del puzzle, si bien, deberemos asegurarnos de sumar a estas medidas el margen adecuado en función del marco que compremos para recoger el puzzle. En la cara frontal del puzzle debe aplicarse cuidadosamente alkil con una brocha. Así conseguiremos que las piezas se peguen por sus juntas y la ilustración cobrará mucho más brillo.

Deberemos esperar a que el alkil se seque para colocar el otro tablero encima del puzzle. Una vez tapado procederemos, con muchísima precaución, a dar la vuelta al puzzle. Si las dimensiones del mismo son grandes, pediremos ayuda a otra persona. Retiraremos el tablero de la cara lisa del puzzle, es decir, la que no lleva el dibujo. El siguiente paso será extender alkil en el tablero que hemos retirado y encajarlo en el puzzle. Con objeto de que la cola actúe rápidamente y se adhiera bien, colocaremos peso encima y dejaremos que se seque. Cuanto más tiempo esperemos, mejor.

Al terminar todo este proceso, tendremos el puzzle bien fijo en el tablero y podremos culminar el enmarcado. Necesitaremos una lámina de cristal o metacrilato que tenga las medidas del puzzle y cuya moldura se ajuste al tamaño de la manualidad. Las molduras deberán ingletarse con las herramientas habituales para tal objeto, como puede ser la ingletadora o un serrucho de costilla y una caja de ingletar. Para unir las molduras podemos poner en práctica varios sistemas dependiendo de nuestras preferencias: pletinas metálicas atornilladas, espiga encolada, etc.

Una vez colocado el cristal en la cara frontal del puzzle, y éste en el marco, clavaremos unos topes en la parte trastera de la moldura. Dependiendo de las medidas del puzzle, las molduras tendrán más o menos escarpias y hembrillas. Conviene que la superior cuente con, por lo menos, dos hembrillas y dos escarpias. Es vital que la unión de las molduras sea fuerte, ya que, si no, una vez colgado en la pared, puede caerse por el peso.