Escrito por

La hora de la merienda

Cuando la merienda es especial, es más fácil decorar la mesa, la habitación, ya que se elige un tema y todos ayudan. Pero cuando se pretende que los niños coman cosas sanas, tomen la leche sin protestar diariamente, es más difícil.

merienda_imagen

Se debe  sorprender a los niños cuando llegan de la escuela, o de sus actividades, para que se alimenten, con alimentos sanos, en lo posible caseros.
Es importante que los pequeños vengan con hambre, así comerán lo que hay, para irse a jugar o a otras actividades.
Las  tazas con sus diseños favoritos, con manteles individuales especiales, con historias que estén relacionadas entre si.
Los niños deben sentir que durante la tarde ellos siguieron siendo importantes, que se les preparó lo que les gusta.
Cuando se preparan masas o roscas, se pueden hacer con diseños de flores, de personajes importantes para ellos, con colores llamativos, que les llene los ojos y entre todas esas cosas muy bonitas y llamativas, se pueden intercalar las otras, que gustan menos.
Para no agotar a las madres y que se queden sin creación, se puede realizar tratos con los pequeños, esta semana se la dedicamos a este tema, y todo va a girar sobre ese tema. Tanto los manteles individuales, las tazas, las galletitas casera, todo estará relacionado, a la semana siguiente se dedica a otro tema. Los niños ya vienen pensando que sorpresa tendrá mamá hoy sobre tal tema.
Siempre es importante negociar y que también coman cosas que no les gusta, pero que son necesarias para su correcta nutrición.
La negociación puede llegar, a que si durante tantos días, no hay problemas con la merienda, un día se les puede dejar merendar eso que les gusta tanto y no es tan bueno.