Escrito por

Preparándose para pintar el hogar

Antes de pintar se prepara el lugar, primero rellene las grietas, aplique la capa de preparación y frótela. Una vez seca la capa de preparación, déjela y limpiela con un paño húmedo. Aplique la capa de base con objeto de formar una base suficientemente densa para aplicar sobre ella las de remate. Lije la superficie después de cada mano, con papel fino y agua. Si decide dar dos capas de remate, puede optar por dar una semimate y otra brillante, o bien las dos brillantes, en cuyo caso le costará más dar la segunda. La capa de base tarda de 16 a 20 horas en secarse. Una vez transcurrido ese tiempo, frote suavemente la superficie con un paño áspero.

Cuando pinte superficies extensas, divida éstas en secciones. Peine de izquierda a derecha, en dirección ligeramente descendente, y a continuación de arriba a abajo. Así distribuirá uniformemente la pintura. No cargue en exceso la brocha. Húndala aproximadamente 1 cm en la pintura y escurra el sobrante apoyándola contra las paredes del recipiente. Aunque la mayor parte del trabajo la efectuará a pulso, para cubrir zonas difíciles, apoye la mano sobre el mango de otro pincel o brocha. Pinte siempre en dirección a los bordes mojados. En partes tales como las puertas, delinee los bordes con un pincel fino. Trabaje siempre en secuencias continuas, es decir, evitando que se seque una sección antes de pasar a la siguiente. Si esto ocurriera, le resultaría imposible fundir la pintura de ambas zonas y quedaría visible el límite entre las dos.

Cuando utilice pinturas de poliuretano, que se secan con rapidez, es fácil que la brocha se vuelva “resbaladiza”. En tal caso, añada un poco de aguarrás a la pintura. Para pintar huecos tales como las esquinas, aplique primero la pintura a pegotes con la punta de la brocha y péinela después en dirección descendente. La técnica del “aplacado” impide que se formen feos rebordes de pintura.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos