5 trucos para mantener las sábanas blancas

BlogHogar.com

La carta de presentación de una habitación de hotel o de hostal son las sábanas. Unas sábanas blancas y relucientes que tienen que lucir como recién estrenadas. En casa también podemos gozar de ese placer de vestir nuestra cama con sábanas blancas, pero es cierto que lavado tras lavado, esa blancura se va perdiendo. La razón es sencilla: el tejido es delicado y no sabemos lavar y tratar esas sábanas correctamente. Para solucionarlo, queremos compartir contigo estos 5 trucos para mantener las sábanas blancas.

5 trucos para mantener las sábanas blancas

No permitas que se acumulen manchas

Chico tendiendo sábanas

Esto es válido para las sábanas blancas y para cualquier prenda, incluyendo las fundas o telas de sofás. Cualquier mancha sale mejor cuando es reciente que si la vas dejando días y días, porque va penetrando en el tejido y afianzándose en él. Por eso, lava tus sábanas regularmente y si ves una manchita, ¡al lío!

Si encuentras alguna mancha, aplica sobre ellas una mezcla de vinagre blanco y bicarbonato.

Lava las sábanas blancas por separado

Sábanas blancas en cama deshecha

Para evitar que prendas de color transfieran sus tintes, pues por mínimos que sean siempre sueltan algo, a las sábanas blancas y esta acabe por coger tonalidades de otros colores. Las sábanas son prendas frágiles, así que lava con agua templada o caliente y solas. Sabemos que la luz y el agua están por las nubes, pero créenos que merecerá la pena poner la lavadora solo para tu ropa de cama cuando veas los resultados.

Vinagre y bicarbonato para las manchas amarillas

Muchachas tomando vino en la cama

Restos de saliva o de sangre. Son muy habituales en la ropa de cama y también muy difíciles de eliminar. Al final acaban dejando ese surco amarillento o esa huella que solo el paso del tiempo y los lavados van borrando a medida que el resto de la tela se amarillea por la vejez. Pero si aplicas vinagre de limpieza con bicarbonato sobre las manchas amarillas, podrás deshacerte de ellas. Para que la mezcla actúe, deja las sábanas al sol un par de horas. Y a continuación, lava las sábanas.

Bicarbonato y limón para las sábanas amarillentas

Cama hecha con sábanas blancas

Si toda la sábana se volvió amarillenta, necesitamos un remedio de urgencia y casi milagroso. Pero lo bueno es que lo hay. Prepara un barreño con agua y bicarbonato de sodio. Remueve bien y agrega el zumo de un limón. Vuelve a mover. Sumerge las sábanas amarilleadas en el agua y deja que se empapen bien durante al menos una hora. Luego enjuaga con un jabón neutro y ponlas a secar al sol.

¿Aún no se ven de todo blancas? Pues repite el proceso varias veces hasta que consigas blanquear lo suficiente la tela.

El producto milagro: Azulete

Taza de café en la cama

Hay un producto que precisamente tiene la función de blanquear la ropa. Se llama Azulete y lo encuentras por cualquier comercio. Se trata de un blanqueador óptico que impresiona por su color azul pero que, bien utilizado, tiene la capacidad de blanquear las prendas de manera increíble.

Se usa diluyendo en un litro de agua unos 10 ml de producto y agregarlo al cajetín del detergente una vez que la ropa ya esté mojada. Otra opción es añadirlo en el último aclarado. Pero eso sí, ¡cuidado con la cantidad! Porque si añades mucho Azulete, tu ropa se volverá azul.

¿Sabes limpiar con gamuza? Aprende con nosotros:

Galería de imágenes 5 trucos para mantener las sábanas blancas

BlogHogar.com

También te puede interesar